Antes de hacer esta lectura sobre Programación Neurolingüistica no había advertido que no sabía que no sabía nada sobre el tema y me ha permitido advertir su importante relación con la Negociación, en cualquiera de sus vertientes y modalidades.

Me parece que la PNL está sumamente ligada a la negociación, pues ésta busca que descubra patrones para sobresalir o adquirir el éxito personal, así como encontrar formas efectivas de pensar y comunicarse, finalmente este es el objetivo de una buena negociación, llegar a un acuerdo satisfactorio entre los involucrados.

Es muy importante aprender, desaprender y reaprender, pues toda habilidad de negociación es perfectible y la idea es que podamos conducirnos al éxito de la misma. Cuando llegamos a una negociación tenemos filtros definidos, conductas establecidas y juicios sobre la otra parte. Las técnicas de la PNL nos ayudarán a tener un mejor panorama sobre la situación y así abrirnos a que los resultados de la negociación sean los esperados, es decir que todos ganen.

En muchas de las ocasiones las negociaciones pueden detenerse o “enfrascarse” en un punto, pero si llegamos a la negociación sabiendo lo que se quiere de ella, se mantiene uno alerta a las situaciones que se van presentado y se es flexible para cambiar de estrategia, entonces podremos tener una negociación exitosa.

La PNL busca darnos más opciones, y entre más de ellas tengamos en una negociación, más oportunidades de éxito tendremos. Por otro lado dentro de una negociación, nuestro lenguaje corporal (comunicación no verbal) deberá cuidarse, pues podemos decir mucho más con lo que no decimos, es decir tratar de ser congruentes entre lo que se argumenta y la forma en la que se dice.

Para una negociación exitosa, la PNL nos indica la importancia de la sintonía, pues esta nos permitirá compenetrarnos mucho más con la gente que se está negociando y también obtendremos mucha más credibilidad. La sintonía construye un puente para que podamos ponernos en los zapatos del otro generando cierta empatía y facilitando así las labores de negociación.

En todo momento debemos ser capaces de modificar nuestra conducta, amoldarnos a la situación pues esto nos dará muchos más beneficios que cerrarnos a nuestros propios intereses. Guiando la negociación hacia un punto en el que ambas partes se sientan cómodas, siempre manteniendo una línea de respeto por el modelo de mundo de la otra persona, pues como en los filtros, cada quien tiene sus creencias y convicciones.

Anuncios