A lo largo de distintas lecturas hemos encontrado diversos puntos de vista de distintos autores acerca de lo que es la comunicación. En algunos puntos convergentes y en otros divergentes pero siempre apegados a un mismo hilo conductor es su esencia mínima: emisor, mensaje y receptor finalizando siempre, o idealmente con una retroalimentación, para cerrar el proceso de la comunicación. Se puede decir que la comunicación es cíclica por que en un momento determinado el emisor se vuelve receptor cuando el mensaje original fue decodificado perfectamente por el receptor y al emitir su respuesta, esta se convierte nuevamente en un mensaje para el emisor original, ahora receptor.

Para lograr lo anterior de manera efectiva, la relación emisor-codificador, debe presentar ciertas habilidades, actitudes, conocimientos y un mismo contexto (situación socio-cultural). De igual manera la relación receptor-codificador se ve influenciada por los conceptos antes mencionados.

Dentro del proceso de la comunicación, siempre nos encontraremos dentro de los 5 niveles de la comunicación, los cuales son:

  • La conversación convencional: en este nivel podría decirse que es una conversación casual, en ella hablamos de cualquier tema y de manera mínima acerca de nosotros mismos.
  • Hablar sobre terceras personas: Un nivel conversacional más profundo pero sin representar un compromiso personal.
  • Manifestación de las ideas: Se toman posiciones o puntos de vista personales pero manteniendo una imagen.
  • Descubrir nuestros sentimientos: Descubrimos algo más de nosotros mismos, ya que la persona es más sentimientos que ideas
  • Comunicación de la identidad: Es la identificación con el otro.

Funciones y principios de la comunicación

Los principios básicos de la comunicación son aquellos que nos ayudan a asimilar la realidad de un contexto o situación, puede ser a nivel personal o grupal. Primero que nada nos ayuda a salir de nosotros mismos, es el punto de partida. Debemos de tener algo que decir y esto que tenemos que decir debe caber en la conciencia de preparar al receptor para un claro entendimiento, cuidando siempre la objetividad de la información enviada. El fin último será pues provocar la retroalimentación, pues sin ella no sabremos si el mensaje llegó de manera correcta o como esperábamos que fuera.

La comunicación es funcional cuando encontramos un favorecimiento de la cohesión, cuando permite la realización de tareas colectivas, valora a las personas, manifiesta mi propia existencia y cuando es el medio para resolver los problemas.

Tipos de comunicación

La comunicación al ser tan versátil encuentra distintas maneras de manifestarse y se puede clasificar por la naturaleza del acto de comunicación efectuado: escrita, verbal y no verbal.

Otra clasificación de la comunicación es por el objeto de la información, y ésta puede ser:

  • Operativa: su objeto es la realización del trabajo, puede ser ascendente, descendente u horizontal.
  • Motivadora: Cuyo objeto es mantener el clima humano favorable y de una alta moral de trabajo. Puede ser informales o regulares.

Finalmente por el sentido representado en el esquema del proceso de comunicación:

Proceso

Problemas en la comunicación

Todo elemento o proceso puede presentar fallas o problemas, la comunicación no es la excepción, pues distintos factores pueden hacer que el mensaje no llegue de la manera esperada. Podemos encontrar pues que las competencias entre los mensajes determinaran el objetivo y gravedad de un asunto. Puede ser también que no se conozca de manera acertada o correcta lo que se espera de uno. El número de eslabones en el proceso comunicativo puede implicar un fallo o una distorsión del mensaje original. Si no de busca la retroalimentación o si ésta no se aprovecha de manera óptima.

Por otro lado existen elementos para reducir los problemas en la comunicación, como lo pueden ser dar por supuesto que el mensaje será distorsionado, lo que nos obligaría a tratar de ser lo más claro y especifico posible. Dado lo anterior es importante tener claro y de manera objetiva qué es lo que queremos comunicar. Hay que preveer el comportamiento y posible respuesta de nuestro receptor, eliminando en la medida de lo posible el número de eslabones en la comunicación y quizá lo más importante buscar y propiciar la retroalimentación sacándole el máximo provecho, para así ser más efectivos en el proceso comunicativo.

De igual manera los problemas pueden radicar en el emisor y en el receptor. En el caso del primero puede ser dadas las interferencias como el ruido, la redundancia o el contexto. Un factor muy importancia es la percepción del emisor ante el receptor, buscando imponer las ideas propias, una actitud de neutralidad, superioridad o certidumbre o simplemente una falta de empatía.

Problemas psicológicos de la Comunicación

En todo proceso comunicativo existen diversos factores que intervienen a nivel personal cuyas relaciones están influenciadas por factores psicológicos, en ellas encontramos, los sentidos y la afectividad, es decir, los intereses, actitudes, motivaciones, etc.

a)       El significado de las palabras puede llegar a ser un problema cuando se usan tecnicismos o un vocabulario “profesional”, por ejemplo, el médico que da un diagnóstico al paciente o el abogado que trata de explicar una situación dada.

b)       Las palabras y los hechos. En ocasiones se da por entendido que una oración es reflejo de una realidad, sin que necesariamente esta sea tal por lo que damos por sentado que el receptor conoce esta realidad.

c)       La carga afectiva con la que se esté comunicando puede desatar distintos tipos de reacciones sin que estas sean las esperadas. Por ejemplo una orden de un superior de manera fuerte puede hacer que el individuo se ponga a trabajar, pero por otro lado podría ser que éste se rebele. Puede aplicar la frase “En la manera del pedir está la de dar”.

d)       Saber escuchar con comprensión supone una total sumersión en lo que se nos está diciendo, ello nos permitirá una buena empatía con nuestro emisor o al menos a asimilar de manera correcta lo que se nos está diciendo. Hay que dejarnos convencer antes de intentar convencer de otra cosa. Algo que puede influir fuertemente en este aspecto es el sentimiento o relación que tengamos ante el otro: ideología, forma de pensar, personalidad, etc.

e)       Deformación y distorsión de la información, conocido de manera coloquial como el teléfono descompuesto. Esto ocurre cuando dentro de un proceso comunicativo existen varios eslabones, en los cuales se puede perder o agregar información.

f)         Elegir  y buscar el medio adecuado no es más que saber cómo y a través de que canal las cosas. Dependerá del nivel de formación de los receptores, la distribución física o geográfica de las personas así como de los usos y costumbres imperantes en el grupo.

g)       ¿Comunicación unilateral o bilateral? Sabemos de la importancia de la bilateralidad de la comunicación en el sentido de que esperamos siempre una respuesta, pero en ocasiones la unilateralidad de la comunicación puede permitir, en ocasiones, que el mensaje sea más rápido y efectivo siempre y cuando no se deje lugar a dudas.

Comunicación persuasiva

El objetivo específico de la comunicación persuasiva no es otro más que conseguir la cooperación voluntaria del receptor. Es en este orden de ideas que existen cuatro etapas básicas para el fenómeno de la persuasión:

  1. Obtener y mantener la atención: para que exista comunicación debemos tener la atención del receptor, entre más atento esté a lo que estamos diciendo, el mensaje llegará de manera correcta. Algunas de las herramientas para conseguir la atención es un lenguaje claro y sencillo de manera expresiva y se peuden utilizar elementos gráficos de apoyo
  2. Provocación de deseos o motivaciones: es buscar que el otro se interese en lo que estamos proponiendo, haciéndole ver que es lo que él necesita, así que el otro se identifica.
  3. Conexión de los motivos con el propósito: A menudo, el persuasor considera terminada su tarea una vez que, identificados los motivos, formula la pertinente recomendación. Este modo de proceder supone ignorar que la gente debe ser informada, explícitamente, sobre el grado de ajuste entre la recomendación que se le formula y sus propios propósitos e intereses. Se trata de ofrecer una visión de nuestra propuesta y de los resultados de su aplicación futura, una vez que haya sido adoptada.
  4. Provocación de la respuesta concreta: Para contemplar el proceso de la persuasión satisfactoriamente es necesario expresar con toda claridad las directrices que garanticen una adecuada puesta en práctica de las recomendaciones. Como en algunos casos la persona persuadida puede tener la impresión de que menospreciamos sus capacidades o habilidades al detallar los procedimientos de aplicación, es recomendable usar la técnica de sugerencias o preguntas.
Anuncios