La comunicación es una herramienta que el hombre desarrolló desde sus orígenes. El hombre, al ser un ser social por naturaleza se vio en la necesidad de recurrir al prójimo para cazar, vivir o simplemente expresarse con sus semejantes.

Es así pues que la comunicación interpersonal es tan antigua como lo es el ser humano. Pero no es sino hasta miles de años después que se hace un planteamiento serio sobre esta disciplina que parte de la Ciencia de la Comunicación.

En una sencilla definición, podemos mencionar que la comunicación interpersonal es: una relación de intercambio por medio de la cual dos o más personas comparten su percepción de la realidad con la finalidad de influir en el estado de las cosas. No siempre es un proceso consciente, lo que quiere decir que en más de una ocasión en una sola conversación podemos estar comunicando muchas cosas más de las que realmente decimos.

Marta Rizo, en su artículo plantea una importante reflexión acerca del estudio de la comunicación interpersonal como una cosa muy distinta a la investigación de la comunicación mediática, de la comunicación de masas.Comunicación Interpersonal

Según Schramm “la comunicación no es una disciplina académica, en el sentido en que se designa a la física o a la economía, sino más bien una disciplina de encrucijada en la que son muchos los que pasan, pero pocos los que se quedan”. Es por lo anterior que podemos inferir que la comunicación en sí no cuenta con un objeto de estudio como tal, sino que se conforma de muchas otras disciplinas y es difícil diferenciar qué le pertenece a qué.

Marta Rizo, hace un cuestionamiento muy interesante al señalar quela palabra comunicación por simple etimología, proviene de la voz latina communicare, que significa intercambiar, compartir, poner en común, lo cual es más acertado a lo que es la comunicación interpersonal que al estudio de la comunicación como un fenomeno mediático masivo. El cuestionamiento radica en la importancia del estudio de la comunicación intrapersonal mucho más allá de lo que es el mundo de la televisión, la radio o la prensa.

Por otro lado Rizo hace un importante señalamiento sobre la base sociopsicológica en la que está depositada la comunicación intrapersonal y toca el punto de vista de la Sociología Fenomenológica. La primera se centra sobre todo en dos fenómenos, la interacción y la influencia social. Para la Sociología Fenomenológica, el individuo es un actor social que reproduce su contexto social a partir de sus interacciones cotidianas.

Rizo aborda de manera cuantitativa la realidad del estudio de la Comunicación Intrapersonal haciendo evidente el poco material serio de estudio que existe en el mundo. Como ella menciona “Una revisión bibliográfica posterior deja entrever que la presencia de la comunicación interpersonal sigue siendo residual en el campo académico de la comunicación”

El objetivo principal del texto es denunciar la relegación de la comunicación interpersonal a un plano inferior de estudio académico, la predominación de la investigación de la comunicación de masas y mediática, dejando a un lado “Lo interpersonal, el contacto entre sujetos con cosmovisiones distintas, la consecución del entendimiento en los procesos de comunicación”

Anuncios